Cataratas Argentinas

Cataratas Argentinas
"La patria, es mi infancia"
Lo que sucede a diario, relatos de lo cotidiano, de lo fantastico. Los anhelos, los recuerdos, lo que vemos, escuchamos, tocamos, degustamos, olfateamos.
La vida, el amor, la musica, los colores.

El llanto, la risa, los estímulos, las criticas.
La amistad, el futbol, la niñez.

Perico

Perico
"Para mirar las últimas entradas pinchar sobre el perico"

lunes, 22 de septiembre de 2008

Calesita


Llevo a mi hijo Camilo Ernesto de tres años a la calesita del barrio.
Lo trepo a un caballo de esos que suben y bajan por el caño. Suena música de grotescos programas de TV para chicos.
Es la primera vuelta, Camilo está serio y en cada giro me mira y saluda.
En el segundo turno, elige manejar el coche descapotable. Ya no me mira, ni saluda en los giros; se concentra en conducir.

Luego elige el helicóptero, se junta con otro chiquito de su edad. Primero se estudian, se tocan la cara; la tensión dura 30 segundos. Uno encara para el cisne, el otro lo sigue estimulado. Al fin ambos suben al jeep; como tiene 2 volantes, el par de pibitos se sienten grandes conductores.
Pasan al autobús, acceden a los cisnes, vuelven al jeep, mont
an a caballo. Se ríen, se siguen uno al otro. Primero, uno opta por el juego a abrazar, luego, naturalmente, el otro elige.
Camilo disfruta, sus ojos traducen felicidad. Sólo piensa en que juego recaer con su nuevo y leal amigo.
Disfruta, juega, juega, juega, juega. Está feliz.
Es feliz.
Que más puedo pedir
.






El carrusel del Furo

5 comentarios:

Marcelo Dance dijo...

Me hiciste acordar a la calesita de la Plaza 1º de Mayo (para mi fué siempre "Plaza Pichincha") que queda en Hipólito Yrigoyen entre Pasco y Pichincha (si mal no recuerdo).
Y esa fijación que tenía por agarrar la sortija, mucho antes de aprender que el afán por una sortija (o argolla como prefieras) es algo que a los hombres nos persigue por el resto de nuestras vidas... (Ja! Ja!)
Saludos Tano!

antonia obiol y corcoll dijo...

En verano la plaza de mi pueblo se llenaba de juegos, el vertigo de "la rueda" era un iman de las atracciones.
Que bueno, tus hijos son tu segunda infancia. Disfrutala
Saludos Silvio

Capitana del Espacio dijo...

Qué lindos recuerdos con la calesita!!! Me encantaba ir y atrapar la sortija para volver a dar una vuelta... Uh me voy melancólica!

Un beso grande!

Anónimo dijo...

Tanito
Yo tambien me acuerdo de la sortija y de la calesita de Arregui y Roma en Versalles.
Tambien de una más sofisticada en la galeria de Liniers.
Que lindo recuerdo.

Saluti
Quique

Silvio dijo...

Marcelo, Antonia, Capi y Quique (sigue anónimo) viajaron a la infancia. Que lindo.

Pero para mí la calesita es hoy, ahora, y me encanta admirar a Camilo.
Saludos