Cataratas Argentinas

Cataratas Argentinas
"La patria, es mi infancia"
Lo que sucede a diario, relatos de lo cotidiano, de lo fantastico. Los anhelos, los recuerdos, lo que vemos, escuchamos, tocamos, degustamos, olfateamos.
La vida, el amor, la musica, los colores.

El llanto, la risa, los estímulos, las criticas.
La amistad, el futbol, la niñez.

Perico

Perico
"Para mirar las últimas entradas pinchar sobre el perico"

miércoles, 25 de junio de 2008

“El capitán que no fue”

Estamos en un nuevo aniversario del Mundial´78. Transcurrieron 30 años.
De lo futbolístico podemos destacar la gran faena de Menotti y sus dirigidos. Los goles del “Matador” Kempes, las fantásticas atajadas del “Pato” Fillol, la sospechosa goleada ante Perú, la gran personalidad del “Capitán” Passarella, la emotiva final protagonizada ante un gallardo rival como Holanda.
Por otro carril distante de lo futbolístico se pueden mencionar distintos hechos y circunstancias que tiñeron de rojo o negro (según como se lo mire) el ámbito y desarrollo de éste inolvidable evento.
El pacto pergeñado por Videla, Massera, y sus secuaces, con las “cúpulas” de las organizaciones guerrilleras, para evitar que se produzcan episodios de violencia durante la disputa del certamen.
El terrateniente Martínez de Hoz dirigiendo la puesta en marcha de un plan sistemático, meditado y preparado meticulosamente para destruir la incipiente industria nacional, desmantelar la envidiada y admirada Escuela Estatal o Educación Pública de entonces, disminuir en valores reales del poder adquisitivo de las capas medias argentinas.
A escasos metros del Estadio donde Luque, Bertoni, etc. convertían los festejados goles, funcionaba ese lamentable y tétrico espacio de detención ilegal, de torturas, vejámenes y muerte, que fue la ESMA.
Más allá de todo esto, quiero manifestar en ésta ocasión el accionar del Sr. Jorge “Lobo” Carrascosa, el hombre que dijo “NO” a la selección.
El jugador renunció por decisión propia a disputar el mundial en su país, siendo hasta entonces el capitán del conjunto nacional.
A modo de pequeña biografía señalamos que se inició futbolísticamente en Banfield, club cercano a su Valentín Alsina natal. Pronto pasó a desempeñarse en Rosario Central, donde se consagró campeón con Angel Amadeo Labruna enfundado en el buzo de DT. Más tarde pasó a integrar uno de los equipos más maravillosos de todas las épocas del fútbol argentino, el Huracán campeón del año 1973, donde descollaron Brindisi, Housemann, Babington, Larrosa y Avallay entre otros. Los dirigía el Flaco Menotti.
Integró el plantel blanquiceleste que disputó el Mundial de Alemania 1974; para luego, con César Luis Menotti al comando de la selección nacional, a partir de octubre de ese año 1974, tener la responsabilidad y el galardón de ser nombrado capitán del equipo que disputó los partidos previos y preparatorios para el siguiente certamen mundial, hasta muy avanzado el año 1977.
Cuando la cuenta regresiva para el comienzo del mundial 78 era muy escueta, después de un partido jugado en la bombonera ante Alemania Oriental, Democrática o Comunista (como quieran nombrarla), en que fue la figura e inclusive convirtió el gol con que Argentina venció al difícil rival 1 a 0. Sorpresivamente dijo “hasta aquí llegué” y renunció a continuar integrando el conjunto nacional.
Los motivos en boca del protagonista fueron:
-“No hay un motivo determinante, son un montón de circunstancias que viví en el fútbol, en tantos años de práctica activa. Yo se lo que quiero para mi vida, lo que me interesa hoy son otras prioridades de afecto y espíritu, que van por otro lado de lo material y profesional.”
La respuesta difusa y escueta vertida por el protagonista en aquella oportunidad y repetida una y otra vez en los últimos años, ante la insistencia de algunos periodistas inquietos y revisionistas, nunca hizo mención directa a la dictadura, ni a cuestiones políticas, ni a diferencias con el cuerpo técnico, ni nada por el estilo.
Sólo ante una repregunta de un periodista de la desaparecida (que palabra inadecuada) revista Goles que reproduzco a continuación:
-¿Te das cuenta que en toda esa explicación hay algo que no convence? ¿Por qué no te jugás?
Recordemos que corría el año 1977, años de plomo, muerte y desapariciones. El “Lobo” respondió solo esto:
-¿Qué querés? Que me vaya del país.
Esto sólo, nada más. Ni nada menos.

Al fin y al cabo, por el año 1979 largó el fútbol activo. Nunca más se relacionó con la actividad. Vendió seguros.

La incógnita sobre la renuncia persiste aún hoy.

1 comentario:

CATA dijo...

Si se pinchan las fotos se pueden ver videos del asunto.